Señaló que eso no significa el retiro de su ejercicio político pues, afirmó, comenzará a recorrer el país para defender la paz en Colombia. De momento, no hizo anuncios sobre alianzas futuras de cara a la primera vuelta presidencial.

“¡Que viva la paz!”. Con esas palabras, la exsenadora Piedad Córdoba concluía el que sería su último acto público como candidata presidencial. La mañana de este lunes, el mismo día en el que se conmemoran los 70 de la muerte del líder político Jorge Eliécer Gaitán, Córdoba quiso anunciar al país que se retiraba de la contienda electoral. “Quisiera que mi decisión sea entendida como lo que realmente es: un acto ineludible para lograr el objetivo con el que sueñan millones de colombianos”, dijo evidentemente conmovida, pero agregó que “mi retirada de la carrera electoral no presupone, en modo alguno, mi retirada de la política. Para mí, la política es una pasión”.

Por eso, quiso escoger este histórico día para hacer el anuncio. Para Córdoba, no hay un heredero más legítimo que ella misma y sus seguidores de la lucha de Gaitán. “Nos reafirmamos como legítimos herederos de la visión del doctor José Eliecer Gaitán de una Colombia mejor, más justa, más equitativa; una Colombia de progreso, desarrollo y modernidad”, dijo. Sin embargo, no habló de alianzas. Aseguró que esas prácticas son pactos que se dan a espaldas de la gente para repartir cargos y burocracia.

En ese sentido, aunque aclaró que a partir de este momento seguirá recorriendo el país, no dio ninguna instrucción a sus electores frente a alguna especie de coalición de cara a la primera vuelta presidencial. Lo que sí dejó en evidencia es que su lucha por implementar el Acuerdo de Paz y tender puentes para lograr un proceso más amplio con otros sectores armados será el eje central de su tarea, de ahora en adelante.“Me comprometo a trabajar por la paz. A batallar por la paz”, agregó la excandidata presidencial.

Sin embargo, fue muy crítica con el rol que se les ha dado a las mujeres en la contienda electoral, particularmente, porque las únicas dos aspirantes a la Casa de Nariño no han sido invitadas a los debates presidenciales. “La semana pasada asistimos a un espectáculo bochornoso que demuestra cómo el machismo sigue firmemente anclado en el establecimiento político y mediático. Tanto la candidata Viviane Morales como yo fuimos excluidas de los debates presidenciales que tuvieron lugar en Medellín y en Barranquilla”, concluyó Córdoba, argumentado que se evidenció un acto de discriminación absoluto.

Sacada: www.elespectador.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui