Más de 6 millones de personas están sin electricidad.Tras su pasaje mortal por el Caribe, el huracán Irma se había debilitado el lunes a tormenta tropical en Estados Unidos, aunque continuaba azotando Florida, donde forzó masivas evacuaciones y 6,2 millones de personas seguían sin electricidad.

En Cuba, a solo 150 km del extremo sur de Florida, el balance era más grave: al menos 10 personas murieron electrocutadas, ahogadas o por el derrumbe de edificios, según las autoridades, que informaron sobre “severos” daños de infraestructura e inundaciones.

Lea también:Huracán Irma baja a categoría 1, con vientos máximos a 120 km/h

Con esta cifra suman 40 los muertos por Irma, al agregarse los 27 reportados en el Caribe en territorios de Francia, Holanda, Reino Unido y Estados Unidos, así como en Barbuda. Otros tres murieron en Florida por accidentes de tráfico causados por la tormenta.

Irma, que avanzaba sobre Florida en dirección norte-noroeste, seguía registrando intensas lluvias y vientos sostenidos cercanos a 100 km/h y los meteorólogos advirtieron sobre algunas ráfagas “con fuerza de huracán”.

También: Líder religioso culpa a la comunidad LGBTI del paso del huracán Harvey por EE.UU.”Quédense adentro, permanezcan seguros”, tuiteó el gobernador de Florida, Rick Scott, al alertar de posibles marejadas ciclónicas e inundaciones en zonas costeras, en particular en varias áreas del sur y el centro de ese Estado, incluyendo la poblada región de Tampa.

Según los pronósticos, el ojo de la tormenta estará cerca del suroeste de Georgia en la tarde del lunes, y se moverá hacia el este de Alabama el martes, cuando se espera que Irma se degrade a depresión tropical.

A limpiar Miami
Unos 6,3 millones de personas en el sureste de Estados Unidos fueron ordenados a evacuar por Irma, lo cual provocó uno de los mayores éxodos de la historia del país.

Como estaba pronosticado, Irma impactó el domingo por la mañana como huracán categoría 4 en una escala de 5 en los Cayos al sur de la península, y por la tarde volvió a tocar tierra en Marco Island (oeste), pero con categoría dos.

Hasta el lunes por la mañana, unos 6,2 millones de clientes estaban sin electricidad en Florida, según las autoridades, y la empresa de energía FPL había reportado el cierre de uno de sus dos reactores nucleares.

En Miami, la mayor ciudad estadounidense en la trayectoria de Irma, brillaba el sol y encargados de limpieza empezaban a apartar ramas, escombros y letreros de calles caídos en el centro y en el distrito financiero de Brickell.

Serpientes y caimanes
En Bonita Springs, en la costa suroeste de Florida duramente impactada por Irma, grandes áreas estaban inundadas y la ciudad seguía sin electricidad. Algunos trataban de llegar a sus hogares caminando con el agua por la cintura, mientras que otros remaban en canoas.

“No creo que pueda llegar a casa. Me gustaría (…) pero parece que hay unos tres pies (un metro) de agua por lo menos, y mis botas son sólo de un pie de profundidad y no me gusta el agua fría”, dijo a la AFP Sam Parish.

También brillaba el sol en esa localidad, pero las calles estaban completamente bloqueadas por las ramas y parecía haber miles de árboles derribados.

El alcance del desastre en los Cayos de la Florida no estaba claro el lunes. “Voy con la Guardia Costera a ver los Cayos, oí que hay daño significativo justo donde el ojo de la tormenta golpeó”, dijo el gobernador Scott a la cadena de televisión NBC.

La mayoría de los residentes de los Cayos cumplió con las órdenes de evacuación obligatorias, pero otros optaron por quedarse a riesgo de vida por la tormenta.

El lunes, mientras los residentes empezaban a revisar sus casas, las autoridades advirtieron sobre líneas eléctricas derribadas, aguas negras sin procesar y fauna desplazada, como serpientes y caimanes.

– “Días duros” para Cuba –
El presidente Donald Trump, que prometió viajar a Florida “muy pronto”, aprobó la declaración de catástrofe natural que permite desbloquear fondos federales de ayuda a los damnificados.

El servicio meteorológico privado Accuweather estimó que Irma provocó daños por 100.000 millones de dólares y Harvey, que arrasó el estado de Texas (sur) hace unas semanas, por 190.000 millones, lo que equivale a 1,5 puntos del PIB estadounidense.

En Cuba, el menos 1,5 millones de personas fueron evacuadas, y el agua se adentró en algunas zonas de La Habana a más de 500 metros.

“Han sido días duros”, reconoció este lunes el presidente Raúl Castro.
Tomada del espectador

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui