El auto explorador para misiones espaciales, fabricado por 15 estudiantes de Diseño Industrial de la Universidad Javeriana, está en en Alabama, Estados Unidos participando en el desafío Human Exploration Rover Challenge 2018 promovido por la Nasa para futuras exploraciones espaciales.

En Alabama, Estados Unidos, hay cien carros diseñados para rodar sobre Marte, cada uno lleva la bandera de su país y Marco, el ‘rover’ colombiano, está listo con la tricolor.

Las herramientas para recolectar muestras espaciales deben ser rápidas. En la competencia anuncian el conteo: 3, 2, 1 y se abre el partidor del Human Exploration Rover Challenge 2018 de la Nasa. La potencia de Marco, el auto creado por estudiantes de diseño industrial de la Pontificia Universidad Javeriana, depende del pedaleo de Nicolás Mondelli y Natalia Mayorga, miembros del equipo, mientras que a su costado, sobre el vehículo, una bala de oxígeno les marca el tiempo que les queda para culminar la carrera.

Son tres días de competencias y retos, pero el más importante de todos fue lograr que Marco llegara por piezas al U.S. Space & Rocket Center, en Alabama, donde tuvo que enfrentarse a vehículos de universidades de todo el mundo para representar a Colombia y dar a conocer el trabajo que se hace en el país en términos de investigación, innovación y desarrollo de nuevas tecnologías para futuras misiones espaciales.

Fueron tres meses de trabajo y aproximadamente 40 millones de pesos lo que se requirió para que 15 estudiantes de la Universidad Javeriana participaran en el desafío de diseño e ingeniería planteado por la Nasa.

La propuesta empezó a inicios de 2018 cuando la Javeriana se inscribió en el concurso. Los directores de departamentos y de carrera de la Facultad actuaron como jurados de votación para elegir entre 16 propuestas presentadas por grupos de trabajo. El ganador fue Marco, el auto creado por estudiantes de la clase Proyecto Máquina – Herramienta, que destacó por su diseño de tres llantas.

“Los criterios de selección fueron en principio un poco extraños porque se debía cumplir con las condiciones del reto, que eran demasiado extensas. Una de ellas fue asegurar que el centro de gravedad del auto fuera lo suficientemente bajo para garantizar la estabilidad del mismo y otro fue la innovación en el diseño de sus llantas”, dice Giovanni Viteri, diseñador industrial, magíster en Estudios Culturales, especialista en Gerencia de Producto y director del Proyecto Máquina – Herramienta.

La estrategia planteada consistió en entender el vehículo como un gran sistema compuesto por subsistemas, cada uno de los cuales estuvo a cargo de diferentes grupos de trabajo en los que se dividieron los estudiantes. Unos se encargaban de la suspensión, transmisión, estructura, otros, del sistema de seguridad y rodamientos. El objetivo final era integrar cada subsistema en un mismo proceso para reducir los tiempos. Y así nació Marco.

El profesor Viteri, quien ha sido docente por más de 15 años, reconoce que una vez se enteró de que su grupo había sido seleccionado para participar en el concurso, se dirigió al gimnasio de la universidad para lograr acondicionar físicamente a sus estudiantes para la competencia. “Los obligué a ir conmigo todos los días al gimnasio, de 6:00 a.m. a 7:00 a.m. para entrenar, ya que las pruebas dependen también de la capacidad humana para mover un vehículo, así que yo necesitaba que mis estudiantes estuvieran en forma”.

Estructura y composición de Marco

El primer paso del proyecto fue hacer un cronograma de trabajo en el que los estudiantes establecieron las fechas de entrega; sin embargo, en principio, el tiempo propuesto correspondía al doble del que se tenía para participar en el concurso de la Nasa por lo cual fue necesario reducirlo a la mitad y hacer un programa de trabajo de 24 horas.

“Los estudiantes hicieron este modelo de trabajo para que no parara ni un solo momento la producción del vehículo. Asignaron grupos de trabajo por relevos, es decir, cuando unos trabajaban los otros dormían. Todo lo hacían ahí mismo, en el taller. Eso es a lo que yo llamo una innovación”, afirma el docente javeriano y líder del proyecto.

El vehículo se hizo en aproximadamente tres meses, durante los cuales los estudiantes soldaron la estructura, fabricaron las sillas a partir de fibra de vidrio y materiales compuestos con insertos de platinas de hierro y adicionaron el sistema de transmisión del carro. Además, innovaron en la creación de las llantas. “Uno de los requisitos que tiene la Nasa respecto a las ruedas es que deben contar con un alto grado de innovación, lo que significa que no pueden tener componentes estándar como rines comunes y corrientes”, menciona Viteri.

Esta exigencia fue uno de los retos más importantes del equipo, ya que se requirió la opinión de profesionales y estudiantes de ingeniería mecánica para comprender los principios sistémicos de la rueda y posteriormente asociarlos con sus comportamientos mecánicos; fue así como introdujeron fibras naturales en la composición de este novedoso modelo y un particular corte en láser en el caucho de las llantas con la forma de una iconografía precolombina, la del hombre jaguar, que permite desalojar material durante el avance del auto. “La rueda está compuesta por fibras naturales que corresponden a una mezcla de helechos, palos de mimbre, cáñamo, poliuretano y PVC para fortalecer su estructura”, dice Juan Pablo Tibaquira, estudiante de séptimo semestre de Diseño Industrial y uno de los diseñadores del grupo.

Después de un extenso trabajo en tan poco tiempo, el resultado fue Marco, un auto mecánico de aproximadamente 95 kilos, está pintado con laca naranja, gris y negro, colores relacionados con las características cromáticas de Marte y la Luna, y mide 1,40 metros de ancho por 2,40 metros de largo. Este fue un reto a la hora de cumplir con una de las exigencias propuestas por la Nasa, la creación de un ‘rover’ plegable que pudiera introducirse en una caja de 1,50 metros por 1,50 metros.

Adicionalmente, los estudiantes se encargaron de cumplir con otro de los requerimientos del concurso: realizar actividades STEM, de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, donde se impactara con Marco a un grupo poblacional de no menos de 200 personas y posteriormente enviarle reportes de estas actividades a la Nasa.

Con el apoyo de la Javeriana, patrocinadores como La Alquería, Dago García Producciones, Bowman, Indipack y Maquicardan, donaciones voluntarias y aportes de los familiares, no solo los seis estudiantes que reglamentariamente debían estar inscritos en el concurso en representación de la Universidad asistieron a Alabama sino también la totalidad de los desarrolladores de Marco.

A la fecha, la misión de Giovanni Viteri y el grupo de estudiantes de Diseño Industrial no solo ha sido dejar una puerta abierta a las nuevas generaciones para que participen en este tipo de proyectos y den a conocer su talento, también haber construido un diseño lo suficientemente competitivo como para que la identidad javeriana se vea privilegiada con una representación digna: “Somos novatos, no hemos vivido las pruebas, no sabemos qué se hace más allá de lo que dicen las guías de la Nasa, así que vamos un poco con los ojos cerrados. Creo que, si estamos dentro de la media, es un excelente balance”, reconoce el profesor.

Sacada: www.elespectador.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui