Esta convocatoria es el resultado del análisis de oferta y demanda ante posibles escenarios de atraso de proyectos en construcción como Hidroituango.

La Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) anunció que abrió la convocatoria de una subasta para el suministro de energía para los años 2022 y 2023 que atienda la demanda del país y evite racionamientos ante la eventual presencia de un fenómeno de El Niño.

Dice la Comisión que el cargo por confiabilidad se define para la asignación de los proyectos de generación de energía eléctrica que puedan entrar en operación en el periodo 2022-2023.

“A través de esta decisión regulatoria se convoca una subasta del cargo por confiabilidad, esquema mediante el cual los generadores se comprometen a entregar un producto denominado energía firme con el cual se busca cubrir el suministro de energía a la demanda nacional, incluso en los momentos de hidrología más crítica”, dice el comunicado de prensa de la CREG.

Explica la empresa XM, filial de ISA que el cargo por confiabilidad es un esquema de remuneración que permite hacer viable la inversión en los recursos de generación eléctrica necesarios para garantizar de manera eficiente la atención de la demanda de energía en condiciones críticas de abastecimiento, a través de señales de largo plazo y la estabilización de los ingresos del generador.

La resolución establece entre otros aspectos, que la subasta a realizar se hará mediante el mecanismo de sobre cerrado, es decir, cambia con relación a subastas del cargo por confiabilidad realizadas en años anteriores que fueron mediante subastas de reloj descendente, señala el comunicado.

Explica la CREG que esta convocatoria es el resultado del análisis de oferta y demanda ante posibles escenarios de atraso de proyectos en construcción que pudieren exceder el periodo de planeación y llevar a un déficit de energía firme a partir de diciembre de 2022, por lo que se incluye un incentivo para los proyectos que puedan entrar en operación antes del periodo de convocatoria (2022-2023). La decisión fue acelerada en vista del colapso de Hidroituango que está bajo la responsabilidad de EPM y que la primera unidad debería entrar en operación a finales de este año, pero que ante la gravedad del problema en la central hidroeléctrica fue aplazada tres años para que comience a generar.

Tras diez años de aplicación ininterrumpida del Cargo por Capacidad, la CREG diseñó un nuevo esquema basado en un mecanismo de mercado denominado Cargo por Confiabilidad, que opera desde el primero de diciembre de 2006. Este mecanismo conserva lo esencial del esquema de liquidación, facturación y recaudo que garantizó, con éxito, durante los diez años continuos el pago a los generadores del Cargo por Capacidad, precisa el informe de prensa.

Sacada: www.elespectador.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui