El gobierno entregó información sobre el Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos (RAMV) y una alerta de crisis sobre las comunidades indígenas en la frontera.

El empalme entre el gobierno saliente de Juan Manuel Santos y el entrante de Iván Duque Márquez continúa sobre varios de los temas, como Hidroituango, Electricaribe y fronteras.

Este jueves la canciller María Ángela Holguín y el gerente de la frontera con Venezuela, Felipe Muñoz, entregaron información importante sobre los programas sociales y la ruta de atención a los inmigrantes provenientes del vecino país.

Por parte del nuevo gobierno estuvieron el exministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, Luis Alberto Rodríguez, Juan Alberto Londoño, Andrés Barreto, Felipe Buitrago, Manuel Maiguascha, Karen Shutt y Carlos Enrique Moreno.

En el encuentro en la Casa de Nariño, Holguín y Muñoz expusieron al equipo de empalme de Duque cuál es el estado en materia del Registro Administrativo de Migrantes Venezolanos (RAMV), con un énfasis especial sobre los niños que llegan a Colombia.

“Les hicimos una explicación de los problemas de salud que traen especialmente los niños, su atención médica, educación y también sobre la posibilidad que puedan permanecer con un permiso especial de permanencia por dos años a las personas que lleguen con pasaporte”, dijo Holguín.

Duque y su gobierno contarán con la información para que se pueda avanzar en la atención de los venezolanos que llegan a diario y cruzan los principales pasos fronterizos.

De igual forma, le señalaron al equipo de empalme del nuevo presidente que existe una oferta de recursos de cooperación internacional y una serie de estudios académicos, ya en ejecución, que entregará insumos al nuevo gobierno sobre las políticas migratorias.

“Estamos trabajando con el ICBF para dejar una ruta de atención a los niños venezolanos que están llegando en unas condiciones muy complejas”, destacó Muñoz.

En ese mismo sentido, el gobierno entregó una alerta acerca de la crisis de las comunidades indígenas que están en la frontera, su explotación en las minas de oro y coltán y los efectos que sobre la salud tienen estos trabajos.

“Dejamos unos buenos cimientos y una buena información para que ellos tomen unas decisiones a futuro para enfrentar un fenómeno, que va a seguir y llegó para permanecer en Colombia”, resaltó Muñoz.

Tomado de: www.elespectador.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui