El mandatario impartió instrucciones para mejorar seguridad y registro de inmigrantes en frontera.

BBC Mundo: Fila en el puente Simón Bolívar, que une las fronteras de Colombia y Venezuela.

El clima de escepticismo que reinaba en la ciudad de Cúcuta, horas antes de la visita del presidente de la República, Juan Manuel Santos, se logró conjurar con las nuevas medidas anunciadas por el mandatario, las cuales recogen los principales reclamos de las autoridades y gremios económicos de esta región relacionados con la seguridad, el control migratorio y el empleo.

Para el alcalde de Cúcuta, César Rojas, las disposiciones del primer mandatario sobre aumentar el pie de fuerza en la frontera con Venezuela, con el despliegue de 3.000 uniformados de las Fuerzas Militares y de la Policía, responden a los problemas de criminalidad que tienen atemorizadas a las comunidades asentadas en la línea divisoria.

El desembarco de estas tropas terrestres y aéreas estará articuladas con las acciones del Grupo Especial Migratorio (GEM), una unidad operacional encargada de recuperar el espacio público, impartir sanciones penales y migratorias, proteger a poblaciones vulnerables y ofrecer asesorías y orientaciones al extranjero en las cabeceras urbanas.

Estamos satisfechos con las decisiones del Presidente sobre la TMF. Eso demuestra que se va a endurecer los controles en los pasos fronterizos

“Fueron medidas que estaban esperando los nortesantandereanos y específicamente el área metropolitana de Cúcuta. Creo que vimos un compromiso del Gobierno Nacional de que la institucionalidad debe estar en frontera. La seguridad es muy importante, porque con ella reestablecemos la confianza a la comunidad y así propiciamos escenarios para la generación de empleo”, puntualizó Rojas.

Por su parte, el gobernador de Norte de Santander, William Villamizar Laguado, recalcó los esfuerzos de Santos de endurecer los controles migratorios con la suspensión de solicitudes de la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF), la cual permitía a los venezolanos movilizarse libremente por las zonas limítrofes del país.

Según Migración Colombia, entidad encargada de operar este sistema de identificación, la mayoría de los 1’500.000 de extranjeros que requirieron este documento, durante los nueve meses que duró su implementación, lo hicieron para abastecerse de comida y medicamentos.

De manera temporal, la autoridad les otorgaba un preregistro a estos usuarios, el cual usaban para identificarse en los filtros migratorios.

“Estamos satisfechos con las decisiones del Presidente sobre la TMF. Eso demuestra que se va a endurecer los controles en los pasos fronterizos y se va aminorar un poco el flujo de personas procedentes del vecino país. Ya con esto, nos mostramos tranquilos y dispuestos a trabajar en las demás áreas”, aseveró el mandatario departamental.

Por su parte, los gremios económicos de la ciudad, que previamente elevaron un pliego de peticiones de cinco puntos para aliviar la crisis fronteriza, se mostraron satisfechos con una parte de las medidas impartidas por el Jefe de Estado, pero no ocultaron sus dudas sobre cómo va a operar el nuevo centro de atención migratoria, a cargo del Programa de Naciones Unidas en Colombia.

Según este organismo multilateral, el departamento donará un predio en algún punto del área metropolitana de Cúcuta para adecuar este perímetro humanitario con la infraestructura necesaria para recibir a 2.000 migrantes.

“El mandatario sigue en mora de ejecutar una política integral de atención a este fenómeno migratorio”

Sacada: www.eltiempo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aqui